Sentir lo que nos rodea