No sabríamos quiénes somos sin memoria